Es como entrar en la máquina del tiempo, en todos los sentidos. El Museo Arqueológico Nacional (MAN) se ha transformado de pies a cabeza, ha viajado en apenas seis años del siglo XIX al XXI, para convertirse en uno de los museos arqueológicos más importantes de Europa. El 31 de marzo comienza una nueva era, aunque sus puertas no abren oficialmente al público hasta el día siguiente, el 1 de abril. Muchos de los que acudan a partir de ese momento al “viejo” MAN –una institución que está a punto de cumplir 150 años de vida– se quedarán, sin duda, boquiabiertos. El cambio de imagen y de concepto es radical.

Nuevo vestíbulo, donde se ubican las taquillas (fotos de Niccolò Guasti).

Hacerlo posible no ha sido fácil. Han transcurrido cerca de seis años desde que comenzaran las obras de reforma integral del edificio y el proyecto ha costado muchos millones de euros. Pero los responsables del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte aseguran que el “nuevo museo” es ahora “más atractivo, acogedor, interesante, accesible y visitable”. El MAN mejora para seguir narrando a sus visitantes la fascinante historia de nuestro país, aunque esta vez cuenta con el apoyo imperativo de las nuevas tecnologías, herramientas multimedia de diversa índole, vídeos sobrecogedores, paneles interactivos y una mayor accesibilidad. Todo ello contribuye a que el discurso expositivo sea más dinámico, comprensible y didáctico. “Hemos tratado de evitar tediosas explicaciones que muchas veces ahuyentan al visitante”, asegura Andrés Carretero, director del MAN.

Ha aumentado la superficie, aunque se han reducido ligeramente los objetos expuestos (un total de 13.000) para evitar abrumar el visitante. “Con la nueva estructura intentamos atraer a un público más diverso, a ese público al que quizá antes le daba un poco de miedo enfrentarse a un museo arqueológico”, matiza Carretero.

Nuevas guías multimedia de alquiler.

A través de las 40 salas con las que ahora cuenta el MAN es posible hacer un viaje de miles de años por la historia, descubrir nuestro pasado, desde la prehistoria hasta la edad moderna. Allí encontrarás vestigios de pueblos ancestrales que habitaron alguna vez en la península, desde los iberos, celtas, fenicios o griegos, pasando –¡cómo no!– por los romanos, visigodos y musulmanes, hasta la época de la reina Isabel II. Este interminable viaje termina en 1867, año en el que se creó el museo.

Los peques y jóvenes tendrán, lógicamente, un enorme protagonismo en el “nuevo” MAN. Para las familias se ha diseñado un interesante programa de actividades para amenizar su paso por el museo, además de visitas-taller con fines educativos. Se ha creado para ello una sala específica, ubicada en la planta baja, con mobiliario especialmente pensado para desarrollar muchas de las actividades previstas. El programa de visitas-taller da comienzo en octubre. Para esas mismas fechas, aproximadamente, de cara al curso 2014-2015, también se pondrán en marcha las visitas programadas para grupos escolares, previa reserva. El “nuevo” MAN es un lugar excepcional para que los estudiantes conozcan la historia de una forma lúdica y participativa.

Para estar al día sobre las distintas actividades que organizan para familias y escolares es posible suscribirse a un boletín que se actualizará trimestralmente.

Te advertimos, en cualquier caso, de que acceder al MAN será gratuito los primeros días de esta nueva era. Entre los días 1 y 20 de abril se celebran las jornadas de puertas abiertas para todos aquellos que deseen hacer un viaje en una moderna y sorprendente máquina del tiempo.

Desde este enlace tendrás acceso a la toda la información práctica que necesitas saber para visitar el museo.

 

Deja un comentario