Ana María Boudeguer nació en Chile, donde estudió teatro y se licenció como periodista. Ambas disciplinas le servirían años más tarde para contribuir al prestigio del Teatro Sanpol. Mientras que Julio Jaime Fischtel iba ocupando cada vez más tiempo en las labores de gestión y producción, Boudeguer se encargaba de adaptar para el teatro cuentos clásicos y de dirigir los espectáculos. En cada montaje se puede apreciar su sello personal. Pero el que recuerda con más afecto es Feliz cumpleaños, un texto que ella misma escribiría dedicado a sus nietos. La obra se estrenó en abril de 2005. “No se puede decir que fuera uno de los espectáculos más impactantes que hayamos producido”, asegura. “Pero para mí tiene un significado muy especial y me conmueve mucho más que cualquier otro”.

Fischtel, por su parte, destaca el montaje de Las aventuras de Don Quijote y Sancho Panza por su riqueza artística y la respuesta del público. “La calidad no sólo la determina la buena actuación de los actores, sino el excelente trabajo literario que hay detrás del texto”, explica. Su mujer firma, precisamente, la adaptación teatral, en la que estuvo trabajando cerca de tres intensos años. La obra se estrenó en el Teatro Sanpol en octubre de 2002, aunque ya antes había cosechado un éxito rotundo en la Expo de Sevilla de 1992. En marzo de 2012 volvió a estrenarse en el Teatro Sanpol.

 

Deja un comentario