El musical infantil del compositor Paco Ortega, La rumba del mundo que se derrumba, dona a la ONG Plan Internacional España los beneficios de las últimas cuatro funciones que realizará en el Teatro Arlequín Gran Vía de Madrid.

Plan Internacional, organización internacional fundada en 1937 en España, trabaja en 69 países e impulsa programas de desarrollo en varias regiones de África, Asia y América. Es una ONG independiente, sin afiliación religiosa, política o gubernamental alguna. Plan Internacional ayuda directamente a 78 millones de niños y niñas a través de cerca de 9.000 proyectos. Las representaciones de los días 24, 25, 31 de mayo y 1 de junio serán benéficas, a favor de una de las organizaciones internacionales de protección de los derechos de la infancia más importantes.

La rumba del mundo que se derrumba quiere concienciar a peques y mayores sobre los problemas medioambientales que sufre nuestro planeta. La obra comienza cuando una gran grieta, provocada por la contaminación acústica y ambiental, va a ocasionar que la Tierra se derrumbe lentamente. Un grupo formado por varios niños y sus padres viajan al espacio para buscar una solución, pero su cohete colisiona con un meteorito y caen en el asteroide LA440, conocido también como El país de la música. Allí conocerán a unos peculiares habitantes: Pistacho, Rockola, Megabites, Irlanda y Sordino, que les ayudarán a regresar a la Tierra con el problema resuelto. La solución está en la música. Este espectáculo, codirigido por Marisa Lahoz y Paco Ortega, didáctico e interactivo, hará bailar, cantar y reír a todos los asistentes.

Puede verse hasta el 1 de junio en el Arlequín Gran Vía, los sábados (17:00h)  y domingos (12:00h).

 

Deja un comentario