A veces las historias más sencillas son las que consiguen llegar antes al corazón de los lectores. La gota gorda nació a modo de ejercicio de autoterapia, de la mano del ya consagrado escritor mexicano Juan Villoro. La historia vio la luz en medio del terremoto que sacudió Chile en 2010, cuando el autor participaba en un congreso de literatura infantil en ese país. El resultado fue una historia dedicada a su hija, que habla de la paternidad, de los límites a la protección de unos padres que no son omnipotentes, aunque a veces se sientan gigantes ante sus hijos; del valor de las cosas sencillas.

Ilustración de Patricia Metola.

Max Máximus, un hombre divertido, imaginativo y sentimental, es el único gigante del pueblo y el papá de Mini María, una niña alegre y muy avispada. Al ser tan alto, Max es capaz de hacer cosas que otros no pueden hacer, como aplastar las nubes u otear el mar y los barcos que lo surcan en la lejanía. Sin embargo, no puede hacer realidad el mayor deseo de su hija: conocer el mar y bañarse en él.

La ilustración ha caído en las manos, o mejor dicho, en los pinceles, de Patricia Metola. Los trazos aguados y dinámicos dotan de una especial expresividad a las imágenes y el resultado es un trabajo alegre y luminoso, que plasma a la perfección los lazos existentes entre padre e hija, la ternura y la fortaleza de la relación entre ambos, y se fusiona a la perfección con la sencillez del texto.

Ilustración de Patricia Metola.

Este álbum ilustrado ha sido galardonado con la tercera edición del Premio Dragón Ilustrado. Desde la librería El Dragón Lector destacan la belleza de esta historia “de amor paternal con una gran sensibilidad y de total actualidad. Las ilustraciones están perfectamente fusionadas con esos sentimientos y enriquecen los personajes y su entorno, haciéndonos sentir más aún la belleza de la historia”.

A partir de 4 años.

Autor: Juan Villoro
Ilustradora: Patricia Metola
Ediciones: SM
Precio: 14,50€

 

Deja un comentario